Algo más que decir

Cinco segundos

Hoy me desperté pensando en ti, hace algo más cuarenta minutos y desde entonces llevo dibujada una sonrisa en la cara que me recuerda frente al espejo que no he dejado de hacerlo, es mi inconsciencia la que se llena de ti. Es como si aquel instante en que sonreíste delante de mí me hubiera atrapado en una historia de cinco segundos, una secuencia feliz que se eleva sobre mi cabeza desde dentro de mi estómago.
He sido una inconsciente, eso es lo que pienso cuando miro tu fotografía, pero una décima de segundo más tarde vuelve esa sonrisa que ya no sé si es tuya o es mía, y convierte las indecisiones en el naufragio de las imposibilidades mientras levanto la bandera blanca de mis guerras perdidas quedándome frente a ti sin más armadura que mi piel.
Son cinco segundos de dirección prohibida, de ascenso vertiginoso y caía libre...
Te miro, te miro una vez más antes de pasar la página pero siempre vuelvo, vuelvo porque ahí está tu sonrisa para atraparme de nuevo y hacer que me salte las reglas y convertirme en un kamicace sin retorno.
Puede que haga un trato con el diablo, si dios no me concede cada día cinco segundos para pensarte, puede que me niegue al futuro sin el brillo de tu risa... puede que redireccione el presente hacia el límite de tus labios... puede que incluso pause un latido para respetar tu tiempo en mi tiempo y morir cinco segundos si fuera necesario.
Puestos a pedir, quiero cinco segundos para vivirte en una secuencia sin tregua, cinco segundos para sonreírte, cinco más para que me sonrías, cinco para besarte y cinco para pensarte, siempre poder pensar en ti.

3 comentarios:

Divina Fantasia dijo...

Puestos a pedir, cinco segundos para revivir el "instante" en que dos miradas se encuentran y se reconocen.
TQ Mi Niña Linda, sin tiempo

Pilar dijo...

De cinco en cinco, que lo fugaz se compone de diminutos eternos.

Un abrazo

Silvia dijo...

Cinco segundos para estar delante de esa persona especial que solo se conoce una vez en la vida.