Algo más que decir

Empezar de cero

A veces los seres humanos somos pobres de interior,
nos paseamos por cenagales que nos ensucian el corazón
y  nos vamos metiendo en mierdas monumentales
con tal de no abandonar el espacio de seguridad.
Es triste ver como los impagos del destino van cobrándose vidas en vida,
convirtiendo a sus dueños en mendigos harapientos
que duermen cada noche en una cama caliente.
Hemos olvidado al completo el significado de la honestidad emocional
y nos metemos hasta el cuello en barrizales de arenas movedizas al entonar un te quiero con piel de cordero que guarda el lobo del "me da miedo empezar de cero".

- Un ron con hielo, camarero.

Asfixiados, ciegos,  contaminados...  seguimos corriendo en la rueda,
soportando la gotera y dejándonos fuera.
Es posible que enfermos de eternidad
creamos que estaremos a salvo
bendecidos por un agua cualquiera,
mientras se sigue consumiendo el cigarro y la hoguera.

Implora a Dios una salvación el último día
y tendrás por respuesta un  "no sabe, no contesta".
Metas, consecuencias, realidades, todo cae, todo termina.
La indecisión es un paseo fúnebre por una guerra sin soldados,
un cuerpo a cuerpo en el que acabarás por dispararte a ti mismo...

Han pasado muchas noches del último paseo de tu mano,
lunas sin reflejo,
soledades
y felicidad de mal agüero.

Obsesión, polución, destrucción, zona cero.

Despierto, no estoy ciego.

- Ven, te espero.

Te quiero.


©sJt



1 comentario:

Insurgente ~ Gatiota dijo...

Verdades como templos!
Qué cierto. Además, honestidad!!?? si pienso en este concepto lo primero que me viene a la cabeza es el prójimo. ¿Y yo? ¿Cuando voy a empezar a ser honesta, pero de verdad, y siempre, y coherente, conmigo misma?

Felicidades sister, por ser capaz de ponerle palabras, y tan bien, puestas, a los clásicos olvidados por siempre.

Muack.